Venta de Aparatos de Cavitacion y Radiofrecuencia en Mexico

¿Cómo funciona la Cavitación Básica?

Con la energía de cavitación concentrada, las grasas del tejido se descomponen en glicerol y ácidos grasos. El glicerol soluble en agua viaja en el sistema circulatorio y contribuye a la generación de nueva energía, mientras que los ácidos grasos no solubles en agua entran en el hígado, ahora, se descomponen como cualquier otro ácido graso similares a los consumidos en los comestibles. La cavitación es también llamada la lipoescultura sin cirugía, ya que el propósito es el mismo, se trata de suprimir la grasa de las zonas tratadas, reduciendo tallas a la primer aplicación y desechando los lípidos excedentes. Al hacer esto el cuerpo “ajusta” la grasa restante donde haga falta y de esa forma el cuerpo se tornea en los lugares en donde se realizó el tratamiento. Merced al uso de frecuencias de mayor penetración, se producen campos de cavitación estable más efectivos provocando la creación de micro burbujas que amontonan energía hasta implosionar y colapsarse, ocasionando la destrucción selectiva e incruenta de la célula sebosa. Este es un fenómeno físico basado en el efecto de los ultrasonidos en líquidos, que provocan la creación repetida de micro burbujas de vacío debido a la oscilación more info rápida de cambios de presión.

A diferencia de los precedentes equipos de ultrasonidos, se emplean frecuencias de mayor penetración, con mayor capacidad de compresión y de menor efecto térmico. Con esto se consigue generar campos de cavitación estable, lo que provoca la creación de micro burbujas con mayor tamaño de forma continua y controlada lo que deja mayor capacidad y eficiencia. Las burbujas así creadas, acumulan energía hasta implosionar y colapsarse, este proceso libera una energía superior a cien kgrs. por cm2. Al recrear este fenómeno en el agua contenida en el líquido intersticial del tejido graso, las células sebosas son expuestas a una sobrepresión tal que provocan la separación de paquetes en los nódulos grasos y la ruptura de la membrana o paredes celulares. Con lo que provocamos la destrucción selectiva e incruenta de la célula adiposa.

Por su parte, al implosionar una burbuja tan grande, produce un microjet de alta presión que es lanzado contra otros adipocitos, lo que incluso acrecienta más la capacidad de acción. Esta implosión, favorece la rotura de las grasas ahora liberadas de sus membranas en cadenas más cortas de ácidos grasos que favorece su metabolización y eliminación natural por el cuerpo humano.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *